Manos - Prueba
Si aparece esto es que algo no anda...
Si aparece esto es que no anda...

Portada del sitio > Conseil Consultatif > 2a. Asamblea General > Reflexión sobre el Consejo Consultivo de Paris

Reflexión sobre el Consejo Consultivo de Paris

Sábado 11 de noviembre de 2006, por Sergio Boubet

Sergio Boubet de la asociación ¿Dónde están?, nos hizo llegar ayer estas reflexiones sobre el Consejo Consultivo, que nos parece importante publicar aquí.

No dudes en comentarla al final de esta página y en mandar a la lista tus propios aportes para una constitución participativa de nuestro CC.

Estimados compatriotas, ante todo pido disculpas por lo tardio de esta contribución,

Sin embargo no quisiera dejar de dar mi sentimiento sobre este tema.

Continuamos con esta segunda asamblea del 13/11/06 el proceso de poner en pié el Consejo Consultivo de Paris, o mejor dicho de la zona norte de Francia. Renuevo mi punto de vista sobre que este instrumento creado por el nuevo gobierno es un hecho positivo. Una pequeña puerta que se nos abre para tener una relación institucional y oficial con las autoridades y el estado uruguayo. Una vía de diálogo para hacer llegar nuestras propuestas, opiniones, recibir o enviar informaciones valiosas, planificar y realizar proyectos de ayuda hacia Uruguay, etc.

Tal vez si logramos el voto, para los uruguayos que vivimos en el exterior, los partidos políticos, incluso el gobierno, el actual y el que le seguirá, mirarán con otros ojos a todos estos compatriotas, por el hecho que tendremos un poder, y los CC en consecuencia serán
más escuchados. El día que estemos pertrechados con el poder de voto la relación con los circulos dirigentes establecidos en el país cambiará sensiblemente a favor de nuestros derechos, como ciudadanos uruguayos establecidos en el exterior pero de cara al país.

En esta face de creación del CC de Paris, creo que estamos todavía en una luna de miel, cosa que pasa cuando hay algo nuevo que aparece. Creo que hay gente que tiene expectativa.
Expectativa de que haya un cambio en nuestro relacionamiento, en nuestras tareas hacia Uruguay, como hay ya algo nuevo allá, aun si pensamos que es insuficiente o son demasiado timidos los cambios.
Valoro mucho la propuesta que uds. realizan. Me referiré solamente a un aspecto que me parece esencial y no haré comentarios sobre el conjunto de las propuestas, pués sería muy largo.

Creo que nos debemos dar, por nosotros mismos, por ese nuevo Uruguay más democrático que está en construción una elección del CC por voto secreto y con la máxima transparencia en los procedimientos.

Me explico. Yo quiero un gran CC en el sentido que represente a la mayoría o a todos los uruguayos. Para eso tiene que ganar esa representatividad y que ella sea aceptada por todos
o por la inmensa mayoría. Necesitamos en Francia, un organismo que nos identifique pués la dispersión avanza. Hay representatividad cuando se tiene el apoyo de la mayoría.

Si no realizamos elecciones, con previa inscripción de candidatos a ocupar la directiva del CC, o como se le quiera llamar; invitando a todos los compatriotas que residen en Francia a venir a utilizar este poder que tienen, que por ahora es votar para elegir un CC. podemos caer en un pequeñisimo CC que sea confundido como una asociación más.

Y el CC no debe ser una asociación más. Es la oportunidad para barajar y dar de nuevo.
Es decir acercar, reunir a los uruguayos, que aquí estamos muy dispersos, con cientos de personas que no participan de la vida asociativa, incluída la segunda generación.

Me parece urgente nombrar por asamblea, pués no veo otra instancia, una Comisión Electoral que se encargue de dos cosas por lo menos, un padrón de todos los compatriotas y de recibir las candidaturas para ser miembro de la dirección del CC de Paris. Elaborar un protocolo electoral.

Se le debe dar la oportunidad a la gente de decir: si, yo voto por tal o cual, o no voto por tal o cual.

Darnos un objetivo ambicioso, por ejemplo de hacer participar a 300 o 400 compatriotas en esta elección del CC. Que vengan con su cédula o credencial o lo que tengan como documento. Entusiasmarnos con la elección de este nuevo organismo, que viene del triunfo de octubre del 2004, que viene del triunfo contra la derecha.

Con esto estaremos tirando para adelante el tema del voto. Hoy por el CC. ¿¿¿Mañana???
Mañana, en la eleccion de las autoridades nacionales.

Esta movida de hacer votar a cientos de compatriotas para el CC será vista por las autoridades también y tendran que sacar conclusiones. Puede dar ideas para que se realice en otros países. Con esto entraremos en contacto con muchísima más gente aquí en la Región Parisienne que permita fundar la Casa del Uruguay. Podemos crear un clima nuevo en la colonia.
La cantidad de gente que participó en la primera asamblea me pareció poca.

Otro tema es si las familias o grupos de pensamiento que existen en la colonia, apoyan la creación del CC. Y están dispuestos a trabajar minimamente para que esto sea un triunfo.
Yo no me refiero aqui a las asociaciones.

No me es indiferente este tema, si apoyan o no, si vienen a las asambleas o no. Creo que tenemos que crear un clima de confianza mutuo, incluso pedirles que pongan uno de sus miembros como candidato a estar en la directiva del CC. Esto puede beneficiar que aporten las relaciones, la fuerza militante que tienen pués actuan desde hace años en tareas hacia Uruguay. Hay que juntar toda la fuerza posible ahora, para unir a los uruguayos, todavía hay tiempo. En lo inmediato esto pasa por elecciones serias y amplias.
Un uruguayo, un voto. Nadie tiene más poder que otro.

La asamblea es una gran herramienta, que tenemos que usar asiduamente pero no puede sustituir el acto eleccionario. Hay gente con mucha edad, otras con problemas de salud que no podrán ir a una asamblea a las 21 horas en París. Otros no tiene internet para enterarse o para inscribirse al CC como uds. lo piden. ¿Cómo actuamos para no perder en el camino la opinión y el apoyo de estas personas? No me queda claro la noción de inscribirse al CC.

El hecho de ser uruguayos, ya, naturalmente hace que todos son electores del CC o pueden pedir a participar activamente en su seno si lo desean. La lista de trabajo del CC debe incluir los 600 o 700 compatriotas que viven en la Region.

Bueno he escrito a la apurada estas líneas, centradas solamente en un aspecto, que me parece fundamental y de “timing”. Agradezco comentarios...

Reciban un gran abrazo de mi parte.

3 Mensajes

  • Reflexión sobre el Consejo Consultivo de Paris Le 11 de noviembre de 2006 à 19:09 , por isabel soto

    La reflexion de Sergio Boubet me parece muy precisa y afortunada.
    La idea que el CCP siga siendo provisorio hasta mediados del año que viene, es justamente poder darse los medios de crear un Consejo Consultivo por sufragio universal, en el que estén representados todos los ciudadanos uruguayos.
    Debemos apoyar la actual propuesta de vinculacion del Depto20, enriquecerla para trabajar en la concretización de una política de Estado hacia los ciudadanos residentes en el exterior.
    Para que este sueño sea una realidad debemos trabajar todos juntos en Europa, no sólo los uruguayos en Francia, para hacer una propuesta regional* que contemple los deberes y derechos de los ciudadanos uruguayos y sus descendientes en el marco del ordenamiento juridico uruguayo.
    isabel soto
    *en el sentido de la Organización Internacional de Migraciones

    repondre message

  • Democracia participativa y red para asentar la representatividad Le 12 de noviembre de 2006 à 18:12 , por Daniel Viñar Ulriksen

    Estas reflexiones sobre el CC me parecen sumamente interesantes y pertinentes. Aprovecho tu contribución al debate para
    desarrollar un poco más lo que entendemos por « democracia participativa »
    y « funcionamiento en red » porque creo que así se aclarará que vamos en
    el mismo sentido.

    Que hay que votar e incluir a toda la colonia de uruguayas y uruguayos,
    no sólo es una convicción que compartimos, sino que es un requisito del
    D20 — casi el único requisito, incluso —
    para reconocer al CC.

    Tú planteas las problemáticas de que ese voto sea universal, secreto y
    efectivo, y como se logra implicar a las diferentes "familias de
    pensamiento" y darles voz en ese voto, para que el CC sea representativo
    de una mayoría, sino de todos, y poder así constatar que hay
    democrácia.

    Si se tratara de la vida un país, primero se crearía un asamblea
    constiuyente que defina el marco de funcionamiento, desde el censo del
    cuerpo de votantes hasta la división de poderes, pasando por las reglas
    de debate para la elaboración de propuestas, las formas de voto y de
    representación.

    A nivel de un país, tal dispendiodo proceso es posible porque existe un
    imperativo de vida en sociedad, que se resulve sí o sí, ya sea por un
    despotismo más o menos clemente y oscurantista, ya sea por las luces de
    una democracia, con mayor o menor brillo.

    Tal no es el caso de nuestra colonia y de nuestro CC, donde la
    convivencia no es algo ineludible, sino una voluntad identitaria. Como
    tú lo dices, estamos en la luna de miel en que imaginamos el CC nacer y
    crecer, pero también puede terminar siendo «un pequeñisimo CC»
    grupuscular, o incluso desaparecer totalmente.

    En tal contexto, nuestra propuesta se inspira ante
    todo de conceptos y experiencias de democracia participativa. Imaginamos
    la emergencia de un CC, que se paresca, no tanto al proceso
    constituyente de un estado, sino a los foros sociales mundial y
    regionales, o a la participación popular de ciudades como San Paulo; no
    tanto a un Ministerio de ciencia y tecnología o a una empresa, sino a
    una comunidad de software libre; no tanto a una Academia, sino a la
    coordinación editorial de un Wikipedia.

    En todos estos ejemplos, se empieza pequeño, con pocos medios, con
    humildad y sin mayor representatividad que la de los que están, pero
    manteniendo permanentemente un funcionamiento en red, con sólidos
    principios de apertura, transparencia, abundante comunicación
    horizontal, votación sobre propuestas concretas y bien elaboradas,
    representación colectiva y consensual, tolerancia (e incluso « no
    discirminación radical »).

    Así, progresivamente pero inexorablemente si hay voluntad, se pueden
    lograr los objetivos planteados y una sólida extensión de la red, como
    lo demuestran varios ejemplos en los campos mencionados. Tenemos la
    convicción que de esta manera, « haciendo camino al andar », podemos
    lograr la represnetatividad y el apoyo de una ámplia mayoría, como tú lo
    imaginas y deseas.

    Por cierto, en la asamblea de junio no eramos muchos (pero eramos el
    número algo mítico de 33 orientales clin d'œil. Tengo la impresión que mañana
    seremos bastantes más. Probablemente aún no una mayoría de los uruguayos y uruguayas de la región, pero igual podemos empezar sin más demora los proyectos concretos, con los presentes: actividades culturales,
    festivas, identificación de proyectos, pensar contribución al encuentro
    de los CC en diciembre en Uruguay, buscar las maneras de llegar a toda
    la comunidad e implicarla, etc.

    Pensamos que al contrario, de pretender abordar el proceso constituyente
    de los CCs con instituciones globales y complejas desde un principio,
    exigiendo decisiones gubernamentales y parlamentarias antes de haber
    nosotr@s mism@s emprendido acciones concretas, es correr el riesgo que
    el CC no tenga el alma y vida que queremos y que merece, y que algun@s
    poc@s se atribuyan, en «medios autorizados» (como decía Coluche), una
    falsa represnetatividad.

    Todo esto para plantear el marco y algunas reflexiones generales. Pero
    también quisiera responderte concretamente, en víspera de la asamblea
    general:

    • se llama a votar: en la asamblea, habrá que votar por una de las dos
      propuestas para los CC. A continuación de tu carta, estamos en tarea de
      dotarnos de la cajita y papelitos necesarios para el desarrollo de un
      voto secreto.
    • dado el número reducido de candidatos y la coherencia necesaria en el
      equipo de trabajo para iniciar el CC, para esta asamblea, llamamos a
      votar conjuntamente por la propuesta y por el equipo que la llevará a
      adelante. El llamado a más voluntari@s para delegad@s queda abierto
      hasta el momento del voto, y el llamado a para unirse a grupos de
      trabajo es permanente.
    • por cierto, sólo es un primer embrión de democrácia, pero pienso que
      no por eso el Consejo Consultivo deba seguir siendo provisorio. Hubieron
      6 meses de consejo provisorio y hoy este da las propuestas que da. Si
      empezamos un nuevo ciclo igual, todos nos vamos a aburrir. Por un lado
      tenemos proyectos concretos que iniciar y por otro, la democrácia local
      y participativa, auque sea pequeña, tiene hoy tanta legitimidad como
      una futura coordinación global institucionalizada, en la cual ojalá
      algún día se integre.
    • Otra posibilidad: por ser nacientes, ¿hay que cuestionar la duración
      del mandato del CC? Tampoco creo que sea la solución. Creo que la
      democracia participativa conlleva la solución al afirmar la préeminencia
      de la base: una « asamblea permanente » inherente a la participación. Si
      en un momento ésta expresa la voluntad, se podrá convocar una asamblea
      extraordinaria, y luego a elecciones.

    ¿Cómo se expresa esa voluntad? A mi me parece que es simplemente si se
    organiza un grupo de personas más numeroso y más activo, que el grupo de
    delegados y los grupos de trabajo que han logrado emprender. A condición
    simplemente que ese grupo comparta los objetivos y principio expuestos
    de democracia participativa, y que no sea una tentativa de usurpar el
    poder (Y eso, tengo la convicción que la asamblea sabrá reconocerlo).

    • Como tú lo propones, podemos establecer una Comisión Electoral que
      elabore un protocolo electoral más detallado y consecuente, y que evalue
      el buen momento para volver a llamar a elecciones ¡Sos bienvenido al CC
      si querés coordinar esta tarea!
    • Respecto al « padrón de todos los compatriotas » que mencionas, por
      supuesto es importante identificar el cuerpo electoral, pero que creo
      que es el papel de los servicios Consulares hacer el censo de los
      uruguayos en el extranjero. Y es lo que se está iniciando con el
      registro de nacionalidad. Al respecto, el papel del CC es acompañar,
      aconsejar, opinar, pero no sustituirse al consulado. (En ese sentido,
      por ejemplo, el CCP obtuvo que al registro de nacionalidad se pueda
      responder por correo, y no sólo presencialmente en el consulado.)

    Por ahora, dentro de la lógica de democracia participativa, pensamos que
    el CC debe constituir su cuerpo electoral por inscripción/adhesión,
    declarativa y voluntaria
    . Y se procura incentivar, en ese acto, no sólo
    a votar, sino también a opinar y participar A su vez,
    esto será una primer medida de la representatividad del CC.

    repondre message

  • Reflexión sobre el Consejo Consultivo de Paris Le 12 de noviembre de 2006 à 23:02

    Buenos días a todos,

    Estoy de acuerdo con todo lo expresado por Sergio Boubet principalmente sobre la necesidad de crear un CC que tenga una sólida legitimidad fruto de un movimiento masivo de los uruguayos en Francia. No olvidemos que estamos aprendiendo a caminar, y todavía no podemos correr.

    Saludos peregrinos

    Cristina Pastor

    repondre message

Comentar este artículo